domingo, 21 de octubre de 2012

Criar potro o burrito


El potro recién nacido debe ser capaz de pararse casi inmediatamente y deberá tomar calostro dentro de las primeras dos horas después de nacido. El calostro es producido por la madre y sólo se presenta durante las primeras horas después del parto. El calostro, sustancia maravillosa que todas las madres mamíferas producen, le proporciona al neonato gran cantidad de nutrientes y células de defensa para protegerse contra las enfermedades, las cuales serán utilizadas por el potro hasta que sea destetado y comience su periodo de vacunación. Sin embargo, si la madre del potro no puede amamantarlo por cualquier razón, éste deberá ser amamantado artificialmente. Para esta acción debes saber que el potro mama de 60 a 70 veces al día, ingiriendo un promedio de 320 a 440 gramos de leche por toma, es decir, un total de consumo de 10 a 15 litros de leche por día. Pero cuidado, el potro no puede tomar cualquier leche, por ejemplo la leche de vaca no es digerida por el caballo, permanece en el estómago en forma de coágulo sin poder ser aprovechada por el organismo y le causa malestares severos al animalito, por el contrario, la leche de cabra funciona perfectamente para poder alimentar al potro artificialmente, pero debes rebajarla con un poco de agua tibia —36 o 38oC— para no provocarle un choque térmico.

Se necesitan varias cabras para obtener 16 litros diarios de leche.

 Se recomienda tener en todos los criaderos de caballos calostro congelado de yeguas recién paridas. Este calostro puede durar en este estado de congelación aproximadamente un año y todavía conservar sus compuestos nutricionales. Para dárselo al potro recién nacido, huérfano, o a la cría de una yegua primeriza que no tenga leche, se debe descongelar al baño maría hasta que alcance los 38° centígrados y suministrárselo al potro a razón de 200 ml. cada 2 horas, por sonda nasogástrica o con biberón, pero siempre vigilando que no se vaya al pulmón.
Los primeros días se debe alimentar artificialmente al potro cada dos o tres horas.

A los potros huérfanos es posible ponerlos con una yegua nodriza o alimentarlos a mano. 

La yegua nodriza tiene la ventaja de ser sustituto natural.  Sin embargo, las yeguas nodrizas tienen algunas desventajas, no están disponibles tan fácilmente, no todas muestran una inmediata compatibilidad con el huérfano, en especial si las yeguas han tenido suficiente tiempo para estar unidas a su propio potro; también la naturaleza transitoria de las yeguas nodrizas aumenta su exposición a enfermedades infecciosas. Esta web lo explica:
http://www.monografias.com/trabajos82/cria-mulas/cria-mulas2.shtml

La crianza a mano se realiza enseñándole al potro a tomar leche de sustitución de una botella o, preferiblemente, de un cubo. Es preferible este último método debido a la comodidad (no todo el mundo puede dar 8 tomas diarias) y porque le permite al potro beber leche según sus propias demandas. La alimentación en cubo también ayuda a evitar algunos problemas de conducta encontrados con frecuencia en los potros que están muy unidos a las personas. Aunque algunas de estas conductas son divertidas cuando el potro es pequeño, cuando están en crecimiento puede causar importantes lesiones a los cuidadores sino es reprendido desde un primer momento.

Se cuenta con varios sustitutos de leche para los potros. La elección se basa en la calidad, el rendimiento, la aceptabilidad y el perfil nutricional. Las leches de vaca, cabra y los sustitutos de leche para terneros, corderos y niños también se han utilizado, el mejor es el sustituto para potros que es especializado.

Biberon
http://agropex.es/cubos-y-tetinas/9010177-malla-para-cabras-y-ovejas.html
http://agropex.es/cubos-y-tetinas/9010176-malla-para-cabras-y-ovejas.html

http://agrocampocantabria.com/galeria/displayimage.php?album=137&pos=0



Para comprar leche on line
http://www.albaitaritza.com/ver_producto_2,4,70,3140.php
http://www.instalacioneshipicas.com/productdetails.asp?id=102&prod=208
http://www.lemasa.es/lineas2.php

Para buscar tu tienda más próxima
http://www.pavo-horsefood.es/consejos/cuando+el+calostro+liofilizado+y+la+leche+maternizada+para+potros+pueden+ser+de+gran+ayuda+para+nuestro+potro.

El entrenamiento con el cubo comienza aislando a los potros en una cuadra con una cama profunda durante, aproximadamente, 2 a 4 horas después de su última comida. Esto estimula el apetito, haciendo que el potro este más deseoso de aceptar su nueva dieta. Si este está deshidratado, hay que ofrecer en primer lugar una solución electrolítica adecuada o suministrársela endovenosa. Hay que preparar el sustituto de la leche siguiendo las instrucciones del producto. Se recomienda un mezcladora (o montador de claras) para unir los diferentes elementos en el proceso de mezclado. 

Con cualquier cambio de dieta, se debe ofrecer al potro aproximadamente la mitad del volumen recomendado durante el primer o los dos primeros días, más que alterar la concentración. Un cubo de plástico de 7 – 8 litros es amplio para la mayoría de los potros. Para el primer intento no se recomienda utilizar un cubo lleno para permitir que la leche sea más accesible para el animal, sino un cacharro transparente con poca cantidad para que el morro toque el fondo sin que llegue el nivel a los ollares. Se debe incentivar al potro a que pruebe la leche sea con la mano o el dedo y guiarlo con suavidad hasta el recipiente. El hecho de inclinar el cubo ligeramente hace que la cabeza estrecha del potro pueda entrar en contacto con la leche con mayor facilidad y que note en la frente el contacto que tendría al apoyarse en el vientre de su madre.

Se necesitan varios intentos separados por períodos de descanso, antes de que el potro tome leche del cubo por sí mismo. La mayoría de estos aprenden a beber en unas 12 horas, pero algunos tardan hasta 24 horas. Una vez que el potro ha consumido leche por sí mismo, hay que manejar el balde de forma tal que el borde este ligeramente más alto que la punta del encuentro, y ayudar al animal cuando sea necesario. Si el potro no logra comer en 4 horas, puede ser necesario emplear una sonda de alimentación debido a que las reservas energéticas son mínimas.

Colocar el potro huérfano con otros animales destetados de edad similar, o con un macho castrado o una yegua, tolerante y tranquila, sirve para hacerles compañía y enseñarle la habilidad social del caballo, mejor dicho enseñarle a ser caballo.

En general los potros consumen del 20% al 30 % de su peso corporal en leche al día, o aproximadamente de 240 a 270 ml/kg de peso por fórmula con una densidad calórica de 500 a 650 Kcal/L.; como regla general, la mayoría de los potros de razas ligeras necesitan de 15 a 19 litros de leche de sustitución al día, los potros de razas de tiro requieren de 23 a 30 litros.

Se debe comenzar con un esquema más riguroso de 6 a 8 veces al día con volúmenes más pequeños (aproximadamente 2 l), aumentando el volumen y disminuyendo el número de veces de administración a medida que el estado del potro mejora hasta llegar a 2 a 4 veces al día.

Hay que preparar los sustitutos de leche  necesarios y no se debe almacenar porque hay que desechar la leche que no se ha consumido después de 12 horas. Todos los elementos utilizados para la alimentación deben mantenerse bajo una rigurosa limpieza, para evitar el crecimiento bacteriano y la contaminación.

Hay que tratar de que el potro comience a ingerir alimentos sólidos lo más pronto posible. Pocos potros muestran algún interés en este tipo de alimentación, pero su inherente curiosidad les permite familiarizarse con el aroma y la textura. Es importante  ofrecerle pequeñas cantidades de alimento concentrado alrededor de la segunda semana de edad para que comience a comer poco a poco el alimento sólido y cuando ya no sea suficiente la leche que se le ofrece, éste complemente sus requerimientos nutricionales y quede satisfecho, además esta acción ayuda al potro a mantenerse fuerte una vez que llegue el destete.

Se debe comenzar con varios manojos de heno y concentrado especializado para potros basado en leche, este último hasta llevarlo a un máximo de 1 kg/ día. A los 2 meses de edad, hay que suspender la alimentación con leche líquida; la mayoría de los potros están comiendo de 1 a 1,3 kg de concentrado y de 1 a 1,5 kg de heno. A los 4 o 5 meses los concentrados basados en leche ya no son necesarios y pueden sustituirse por concentrado para potros en crecimiento. A los 6 meses estos animales consumen de 3 a 4 kilos de alimento para potros y de 2 a 2,5kg de heno. Se debe llegar a una condición corporal donde las costillas del potro sean palpables pero no visibles. 

Los propietarios suelen confundir la presencia de un abultamiento del abdomen con obesidad. El abdomen hinchado puede ser el resultado de una carga parasitaria intestinal, una alimentación de mala calidad, la subalimentación, el sobre consumo de heno o la falta de ejercicio.

Es necesario que el potro realice mucho ejercicio para favorecer el crecimiento y un apropiado desarrollo músculo- esquelético y disminuir el aburrimiento.



Información nutricional de la leche de burra (por 100 ml.)

Su riqueza en ácidos grasos y vitaminas (A, B1, B2, B6, C, D y E) es responsable de sus propiedades dermatológicas. En concreto su gran aporte de Retinol o vitamina A (antioxidante) es la responsable principal de capacidad regeneradora de la piel.
  • 1,20 % de grasas.
  • 1, 75 % de proteínas.
  • 195 calorías.
  • 650 mg. de calcio.
  • 37 mg. de magnesio.
  • 460 mg. de potasio.
  • 450 mg. de fósforo.


GUÍA PARA EL CUIDADO DEL BURRO
http://www.elrefugiodelburrito.com/files/alice/815/erb-guidedonkeycare-es.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario